Saltar al contenido

Empieza el partido

Ser emprendedor es #hacerhacerhacer. O eso dicen mis compañeros habituales de camino.

Cuando era mucho más joven jugaba a balonmano; no lo hacía mal, pero lo dejé demasiado pronto. Se entrenaba duro, se estudiaba al contrario, se analizaban las propias fortalezas y debilidades, se establecían hipótesis de situaciones de partido y se simulaban una y otra vez, rectificando lo que no iba bien. Y vuelta a empezar. Todo ello, te preparaba para la situación real; aquélla en que sonaba el pitido inicial y toda la maquinaria y el talento se ponía al servicio del objetivo común: la victoria (y, en nuestro caso, con los valores de la honestidad, la lealtad y el juego limpio).

la foto2

Podemos dedicar todo el tiempo del mundo a planificar, simular, analizar sobre hipótesis y volver a empezar. Esto te prepara para los pitidos iniciales de partidos y segundas partes, muchos de ellos sin descanso. Pero es el partido el que te va a dar el feedback de si lo que entrenaste vale o tienes que sacar un plan B. Una alternativa que habrás entrenado o tendrás que tirar de talento. Innato o aprendido, porque todo se entrena.

No sé en qué jornada de liga estoy. Estos primeros minutos de juego me dirán si lo entrenado vale. He trabajado duro. Tenemos entrenador y equipo de calidad. Mariposas en el estómago. El calentamiento llega a su fin. No piensas en el pabellón lleno de gente. Sólo en el objetivo. Repites una y otra vez en tu mente lo que hay que hacer. El silbato va a sonar.

Anuncios

¿LA HIGUERA? INNO…¿QUÉ?

20130208-234126.jpg

El lunes se celebró en Villanueva del Duque la sesión sobre la higuera que llevaba tanto tiempo preparando y anhelando. Titulada “Nuevos Mercados Agrícolas”, lo era así porque, en el fondo, no sólo queríamos hablar de nuestro libro. Queremos trabajar con la higuera como lo podíamos haber hecho con otro cultivo o producto. Lo fundamental es, detectar oportunidades, proponer nuevos modelos de negocio, nuevas relaciones profesionales donde todos los actores ganen. Y, fundamental, proponer a nuestros agricultores ir juntos a la comercialización, para que retorne el valor añadido de sus productos a la cuna de donde salieron.

Para motivar el nuevo paradigma, el cambio, el emprendimiento hacia nuevos caminos, Ricardo Domínguez (ceiA3) nos deleitó con un canto a la innovación agrícola. Una música real, que suena, que es dura aprenderla pero que es el único camino para ser diferente, para aportar valor a los productos y competir en un mercado que, si vas a precio, tienes todas las de perder. Sobre todo, muchas gracias, porque desde que te lo propusimos, no te lo pensaste ni un segundo y aceptaste. Cada vez más, veo personas a mi alrededor que se toman muy en serio la colaboración y compartir.

Margarita López Corrales, Fernando Pérez Gragera y Manuel Serradilla, nos hablaron como expertos en el cultivo. Forman parte del Departamento de Hortofruticultura del Centro de Investigación Finca La Orden Valdesequera, del Gobierno de Extremadura. Llevan muchos años trabajando con la higuera y han incorporado estudios sobre postcosecha últimamente. Me gusta visitarles, me gusta ver lo que les encanta su trabajo y espero ser vía de transmisión de los avances en el conocimiento de este frutal hacia los agricultores.

20130208-234845.jpg

Y presentamos Caricae, nuestra apuesta por una manera diferente de afrontar los problemas del campo. No es la panacea, no es la única solución, es nuestro modelo de trabajo, nada más. Y creemos que puede ser interesante para aquellos que quieren cambiar y ser proactivos, en vez del habitual comportamiento de “a mí que me compren”. Caricae incorpora valores de colaboración, de todos ganan, enfocando la producción a lo que se vende y cómo se vende. Nuevas soluciones para un agro en necesaria renovación y transformación. Innovación.

V Jornada Nacional sobre Alimentos Ecológicos

El sector ecológico en España es una realidad. Puede que el ciudadano español no vea muchos productos en los lineales de los puntos de venta. Puede que el gasto medio por habitante español en alimentos ecológicos sea sólo de 20 € (1% del gasto alimentario). Sin embargo, las cifras hablan de un sector ya consolidado pero en crecimiento.

Cerca de los 2 millones de hectáreas, más de 36.000 operadores, 32.000 productores. Y Andalucía, esta vez sí, estamos a la cabeza, con el 55 % de la superficie, aunque perdemos representatividad en el número de operadores. La transformación, como siempre, es nuestro punto flaco.

El sector, con un valor de 800 millones de euros anuales en origen, se reunió en las V Jornada Nacional sobre Alimentos Ecológicos en el CaixaFórum de Madrid.  Más de 80 participantes intercambiamos ilusiones, inquietudes, información y experiencias en un día muy bien organizado por Fepeco (Federación Española de Empresas con Productos Ecológicos).

La nota más académica la puso el profesor Dr. Francesc La-Roca, el cual analizó lo que se viene a llamar la economía ecológica y su aspecto más importante para nosotros, la cuestión del valor y del precio.

El Ministerio de Agricultura de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente presentó y expuso el Informe Caracterización del Sector de la Producción Ecológica Española en Términos de Valor, Volumen y Mercado, con profusión de datos muy interesantes para conocer la producción ecológica como sector económico.

Los consumidores estuvieron representados por Sabor Cooperativo. Ana Ceballo y María Zapata hablaron de cómo el cooperativismo de consumidores pide paso en determinadas zonas de España, así como de sus dificultades para encontrar un suministro estable de determinados productos.

Y cómo no, la perspectiva internacional de la producción ecológica ocupó dos sesiones, debido a la importancia que tiene. No en vano, hasta ahora ha sido el motor de la comercialización ecológica.

El CAAE nos abrió el mercado ecológico del Reino Unido, mediante su director general José Luis García Melgarejo. Será necesario analizar el informe con más detenimiento.

Pero quien de verdad abrió los ojos de cómo exportar e internacionalizar nuestras empresas fue Francisco Ruiz (Linkingmarket). Durante la sesión más difícil (por la hora), consiguió mantener la atención de toda la sala y poner los puntos sobre la íes, transmitirnos pasión y realidad y decirnos las claves del comercio exterior y cómo lo global ha llegado para quedarse.

Finalmente, Suerte Ampanera, Viñedos Ruiz-Jiménez, Alcubilla y Ecoficus nos presentaron sus experiencias como productores ecológicos. Economía, valor, cariño, tradición, incertidumbre, satisfacción. Palabras que hablan de cómo cuando esto no estaba más que empezando, vieron la manera de conjugar su inquietud medioambiental con la posibilidad de hacer negocio.

Gracias a Fepeco y todos los asistentes, porque fue de lo más enriquecedor.

¡Por tu madre!

Eso le dije al encargado de tajo. Y si no es por tu madre, por tu novia, tu esposa o tus hijos. Te llevarán flores al cementerio o empujarán tu silla de ruedas. Y yo no pienso ir a la cárcel y que mis hijos vayan a verme allí. Tardó en bajar y tuve que esperar un rato. Imaginaba lo que le esperaba. No era la primera vez que lo veía. El jefe de obra los había amonestado varias veces, el encargado general de la contrata principal los había “bajado y castigado” en otra ocasión. Era su última oportunidad. O eso, o a la calle. Fue con educación, pero contundente.

Tenían los equipos de seguridad, arneses y líneas de vida dispuestas, el apoyo y la exigencia de la contrata principal y del coordinador de seguridad; en las reuniones de coordinación no propusieron medidas alternativas de trabajo. Si lo tenían todo, ¿por qué arriesgar su vida a 10 m de altura? Era incomprensible. Es de esas cosas que dices: o sí o sí, el buitre vuela bajo y no me la juego.

Cuando iba camino del coche, volvía a llegar a la misma conclusión de siempre: hay que seguir trabajando; con trabajadores y empresarios. Porque, además, no era un trabajo esporádico, ése era su trabajo y no estaba en su método de trabajar el uso de las protecciones.

Subí al coche, puse música. Y cuando salí de la obra, la vida era otra vez en color.

Diferente

Me levanto, cuarto de baño, desayuno, coche, introduzco la llave en la cerradura. Si no hay nadie, luces, persianas, ventanas, enciendo el ordenador; esa pantalla que me cuesta tantas bromas y preguntas. Mi “portátil”. Empiezo a trabajar, “hola”, “qué tal la noche”, “¿quién se toma un café conmigo, por favor?”. Como tantas personas en este país.

Y, ¿qué es diferente? Diferente es:

Que casi cada mañana se comuniquen no sé cuantos eventos relevantes a los que es imprescindible asistir (y es verdad).
“Estamos pensando…”.
“Lo que me enseñaste bien, pero dale una vuelta a…”.
“¿Sabéis cómo…?”.
“¿Quieres que…?”.
“¿Tú no estabas con el proyecto/idea de…? Mira esto… Te lo envío… Una página muy interesante…”.
“Prueba esto…”.
“Ahora viene… “.

Todo lo que no te imaginas es diferente.


Esta semana ha habido tres eventos. ¡Qué difícil decidirse! CoSfera crece, crece el interés por saber qué y cómo se hace. Pero es que va a más. Algunas veces, hablando me “pierdo” de tantas ideas y proyectos. Y lo espectacular es que se van sucediendo. Porque una idea es muy bonita, pero si no se realiza no tendrá impacto. Alguien tuiteaba el otro día: Algunos #emprendedores ponen tanto énfasis en que el mundo les vea como tales que se olvidan de montar su empresa. Pues en esto igual.

Buen otoño a todos. Nos vemos en el camino.

(Ellos mismos lo explican)

Soñando la ciudad

Imagina que al entrar en una/tu ciudad encuentras un cartel como éste.

¿Qué te gustaría encontrar? Yo aporto tres ideas.

Huertos urbanos.

Poco ruido.

Techos verdes.

¿Lo completamos entre todos? Deja tu aportación y reharemos la lista.

Breves históricos de los huertos urbanos

La agricultura como tal aparece en el Neolítico, cuando los humanos se hacen sedentarios y pasan de cazadores-recolectores a ganaderos-agricultores. Como se puede suponer, ligado a los asentamientos y en las inmediaciones de éstos. Posteriormente y de manera progresiva, los núcleos aumentaron y los lugares de producción se iban alejando de los espacios habitados. Pero es en la revolución industrial cuando las ciudades crecen rápidamente, se produce un éxodo masivo del campo a la ciudad y empiezan a aflorar problemas de suministro y subsistencia. Por distintas vías, a final del XIX surgen en Reino Unido, Alemania, Francia y Bélgica huertos que posibilitaban una mejor alimentación a los obreros y sus familias.

Guerras mundiales

Hasta 1950, los casos de huertos urbanos más significativos se producen coincidiendo con las grandes guerras. Debido al escaso intercambio comercial de alimentos, la falta de mano de obra masculina y de combustible, proliferan en Reino Unido y Alemania huertos en parques y jardines cultivados mayoritariamente por las mujeres.

Dos casos singulares: Estados Unidos y Cuba

En los setenta, durante la crisis económica y energética, los huertos en USA sirven para, de manera comunitaria, aumentar la cohesión social y como instrumento educativo respecto a la conciencia ambiental sobre el medio en el que vivimos. Sus efectos se propagan hasta Europa (Holanda, Bélgica, Francia, Alemania y Reino Unido), llegando hasta nuestros días.

Para Cuba, la caída del muro de Berlín supuso un duro golpe a su economía. La disponibilidad de alimentos cae con un impacto brutal en un breve espacio de tiempo, el combustble escasea y no se pueden cultivar grandes extensiones de tierra que alimenten a los cubanos. Por ello, se desarrolló un programa de agricultura urbana y periurbana que propició una extensa red de huertos urbanos que autoabastecen a ciudades como La Habana.

A %d blogueros les gusta esto: